Julio Fraga, un contador de historias

“Adaptarse o morir, renunciar para subsistir”. Es una frase que he leído y me ha hecho reflexionar. Es una especie de lema al que parece que gran parte de la población está o, vamos a incluirnos…, estamos adheridos. Pero a veces, te encuentras con personas que hacen replantearte tus esquemas porque te enseñan que otro camino es posible. Porque a pesar de que nuestro cerebro se resista a los cambios y a salir de nuestra zona de confort, estas personas te muestran, que para ser feliz, a veces, hay que tomar decisiones. Es el caso del polifacético Julio Fraga. Por delimitarlo, le presentamos como director de teatro y de cine, pero es infinitamente mucho más. Hoy, cuando finaliza el Festival de Cine de Málaga,  conocemos parte de esa intrahistoria en esta entrevista para Love Málaga.

Love Málaga: Julio, pasión por transmitir, por contar, compartir tu conocimiento… Has tocado casi todos los palos en el mundo audiovisual. ¿De dónde viene esta necesidad?

Julio Fraga: “Yo he sido un niño muy calladito, muy bueno, siempre leyendo. Realmente, era tímido, bueno sigo siendo tímido, pero hubo un antes y un después de conocer el teatro. Porque me abrió al mundo. Y me abrió la pasión por contar historias. Yo creo que soy un contador de historias aunque, antes soy un ojeador de la vida. Me encanta observar a la gente, las costumbres, los países… Y luego con lo que observo, cuento las historias. A esto, se une también mi afición por la literatura. A volar con la imaginación. Además de mi amor por la plástica, la pintura, la escultura, la arquitectura. Así que todos estos amores que yo tengo se mezclan para expresarse en mi profesión a partir de la dirección escénica o cinematográfica”.

LM: Pero, de Huelva a Sevilla, te marchas para estudiar Interpretación ¿no?

JF: “Yo empecé haciendo teatro en Los Maristas y luego a los Institutos de Bachillerato donde hacía representaciones. Ahí me envenené y me fui a estudiar Interpretación a Sevilla en el Instituto del Teatro, que era una de las grandes escuelas en aquel momento en España. Me fui a estudiar Dirección a Madrid por la Real Escuela Superior de Arte Dramático y después, me fui a Londres para seguir con el estudio de la Dirección en la Royal Court Theatre. Luego ya Paris, Italia, giras por Marruecos, Latinoamérica, casi todo el Mediterráneo. Después me quedé en Sevilla pero me muevo dónde haya trabajo. Soy ciudadano del mundo. Siempre donde haya interés  para que yo cuente una historia.”

LM: Contar historias, pero también, enseñar a contarlas. La parcela de investigación y renovación para el actor o director la tienes muy presente. Y la parte docente la desarrollas con mucho éxito por toda España.

JF: “Yo siempre digo, aprendo más en los cursos que los alumnos conmigo. Los cursos que doy me hacen estar en una continua ebullición para seguir avanzando. Igual que el actor debe estar trabajando secuencias, escenas, obras de teatro para que esto no se duerma. Porque ante todo, es un oficio. Luego está el arte, como artesanía y obra de arte. Y en ese proceso los actores deben estar haciendo constantemente “jarrones de barro”, como digo yo. Luego los pintarán, adornarán y se quedarán en obra de arte o simple artesanía. Pero al menos que sepan hacer con profesionalidad esos jarrones todos los días. Y, por eso, para mí la docencia es muy importante. Es un calentamiento para futuros trabajos y producciones”.

 julio fraga

LM: Incluso, impartes clases de interpretación como coach para actores y también para empresarios o profesionales que necesitan herramientas de comunicación.

JF: “Sí. Cuando el coaching no existía, eso lo hacía yo hace ya 25 años. He trabajado con muchos empresarios que querían comunicar una idea, tenían que dar conferencias, mítines, para relacionarse con sus clientes… les ayudo y lo llevo haciendo toda la vida. Aunque  ahora es peor estamos tan incomunicados con móviles, televisores, ordenadores que no compartimos. Desde este punto, cada vez somos más introvertidos y nos hace más falta saber expresarnos. También ayudo a profesores, escritores que no saben estructurar un texto…”.

LM: ¿Con qué faceta de las que ejerces te identificas más? ¿Dónde está más presente la esencia de Julio Fraga?

JF: “Lo que pasa es que en España al igual que otros países en Occidente, está la mentalidad de “tú tienes que ser una sola cosa”. Te encasillas o te encasillan. Y yo precisamente,  soy todo lo contrario. En el mundo del teatro he sido productor, director, actor, director de casting, coach, director de producción, productor ejecutivo. He sido director de cine, regidor, ayudante de dirección, auxiliar… he hecho de todo. Y eso, repercute en mi oficio que es director de escena y de cine. Es decir, cuando tengo que hacer una preproducción, ya sé lo que necesita cada departamento. Tengo una visión completa. Pero donde me siento más cómodo es en el patio de butacas, dirigiendo teatro y detrás de la cámara, dirigiendo cine. Me gusta comunicarme con el actor en esas dos variantes. Yo soy un director, en esencia, de actores. Tengo conocimiento, por mi bagaje, para arropar esa interpretación con los demás departamentos. Pero la prueba es que mi producto tiene un sello que es la dirección de actores. Es primordial. Para mí una película son los actores. Una obra de teatro son los actores”.

LM: Hoy para mostrar un producto audiovisual, interpretativo, existen muchas vías. Está el mundo de Internet como escaparate. Pero hace años también fuiste pionero, utilizándolo con la webserie La Grieta.

JF: “Es que a mí me gusta probarlo todo. El equipo de La Grieta quería enviar un mensaje. En ese momento social, económico y político que nos encontrábamos, de crisis, queríamos transmitir que todos teníamos que hacer algo para cambiar, aportar algo. Que ese proceso era una cosa de todos nosotros. Todos somos responsables y todos teníamos que dar una solución. Así surgía. Y dijimos, ¿dónde podemos colocar este mensaje para que tenga mayor difusión? Yo había visto varias webseries y consideré que ese canal enganchaba con una generación que debería conocer este mensaje. Y elegimos el medio; Internet. Hicimos La Grieta. Y tuvimos una gran acogida. Hemos estado en los mayores Festivales Internacionales de webserie: Vancouver, Roma, Atlanta donde nos llevamos el primer premio de webserie de suspense,  Nueva York, Suecia… Hay una red de festival y estuvimos en casi todos. Y siendo seleccionada de manera oficial en estos festivales también. Y por supuesto, ser elegida en Andalucía como Mejor Producto Audiovisual para Internet fue lo máximo en 2014. En tu propia tierra, fue maravilloso. Además, lo interesante de La Grieta es que se ha convertido en un producto transmedia. Hemos hecho una obra de teatro, es una precuela de la historia de La Grieta. Se habla de lo mismo, pero contado con otro estilo. Hemos tenido mucho éxito con ella llenando teatros, prorrogando funciones, con nominaciones y premios. Estamos muy contentos. Y la webserie ya está traducida al inglés y francés. Se ha hecho una lectura dramatizada en Toulouse con muy buena acogida”.

LM: Brillan los ojos cuando hablas de este hijo audiovisual que va caminando solo por el mundo, Julio.

JF: “Claro que sí. Emociona. Es un producto tan bonito. Es innovador. No sé si se convertirá en un cómic, en una película… le damos larga vida a La Grieta como producto multidisciplinar”.

seis y medio

LM: Hablamos de otro hijo, de “Seis y medio”. Tu ópera prima en el cine que tiene una gran conexión con Málaga.

JF: “Es la niña de mis ojos (ríe). Yo antes había dirigido la producción de dos largometrajes; había sido director ejecutivo de cuatro tv movies, como director de casting en cuarenta películas por lo menos y era mi primer paso para dirigir una película, yo solo. Fue una propuesta de Tenemos gato, de Homero y Cristina. Que querían hacer una película de bajo presupuesto con guión de Víctor Maña que les gustaba. Un gaditano afincado en Málaga, premio Café Gijón y Vargas Llosa y entre los tres me llamaron. Y yo, encantado. Fue un proceso largo de casi dos años preparando guión, preproducción… contamos con un equipo fantástico malagueño. Y todos aportamos nuestro trabajo a la producción. La rodamos en Málaga, fue un gustazo. Porque Málaga nos acogió con mucho cariño. Es que hacer cine de bajo presupuesto es muy difícil, pero si una ciudad te abre todas las puertas como hizo Málaga, se consigue. Fueron muchas empresas las que ayudaron para que esto se hiciera realidad. Hemos tenido seis nomicaciones ASECAN; ganamos el premio a la mejor película en el Festival de Nuevo Cine Andaluz en Casares. Lo presentamos en Festival de Málaga 2016. Hemos estado en el Festival de Sevilla, de Huelva, de Asturias y luego en salas, en 15 cines y seguimos moviéndola. Estamos cosechando muchas alegrías. Como todas las películas de cine independiente, de autor, tiene un circuito más íntimo, pero las críticas son muy buenas tanto de público como de los medios. Por lo que estamos muy contentos y orgullosos”.

LM: ¿Cuáles son los proyectos que tienes en mente ahora?

JF: “Este año ha empezado fuerte. Tengo un Otelo, con la compañía de teatro Clásicos Contemporáneos de Sevilla que tiene de protagonista a Antonio Dechent. Luego otro proyecto, de Escénica, de la Junta de Andalucía. Son cuatro meses con un trabajo fuerte, con un grupo de actores que acabará con un espectáculo en un escenario. Se trata de Yerma, de Lorca pero una versión muy contemporánea. Un tema muy actual. El ser padre ahora mismo, aquellas personas que no pueden ser padres, la adopción, vientres de alquiler… es decir, todo el mundo que gira en torno a la maternidad, a la paternidad ahora. Luego tengo un nuevo espectáculo del humorista Manu Sánchez. Otro, un documental para grabar en Semana Santa sobre el maltrato de género. Y luego una comedia que está pendiente de rodaje próximamente en Valencia”.

LM: No paras, Julio.

JF: “No y es lo bueno porque cuando uno tiene esa pasión por contar historias estás condenado a hacerlo en esta vida. Yo digo, mientras los demás hablan yo me dedico a hacer. Y ya nos encontraremos en el camino.”

LM: ¿Cómo ves el panorama, el futuro en la interpretación, en el mundo audiovisual andaluz y malagueño?

JF: “Cuando hablan de la crisis del cine, del teatro, explico que siempre me he encontrado en crisis, en una cuerda floja, hemos tenido que buscar los bolos dónde sea; buscar dinero para montar un espectáculo, la dramaturgia, la película… Lo hemos hecho siempre. Así que sigo igual. Es cierto que hemos ido a peor porque creo que se ha deteriorado el concepto de teatro y de cine. Para mí son un arte que hay que respetar con mucho cariño. El problema es que la televisión ha hecho mucho daño. Por ejemplo, la gente va al teatro a ver a los que salen en la pequeña pantalla; la gente va al cine a ver a los que salen por el televisor y se pierden a grandes películas con actores desconocidos que son muchísimo mejores a las que ellos han ido a ver. O se pierden obras de teatros con una propuesta de escena y unos actores fantásticos porque han ido a ver a los “famositos”. El problema lo tiene el público. El cine ha pasado de ser el séptimo arte a la televisión en pantalla grande. Y esto es un problema. Porque las subvenciones van luego a este tipo de producciones que tienen a actores famosos, cuando debería ser lo contrario.  O sea, que cuando vayan al teatro o al cine que consideren, que no sólo los famosos pueden dar un buen producto. Hay gente desconocida que pueden ofrecer un producto mucho mejor y encima sale más barata la entrada. Y ahí te ahorras dinero para cenar luego con la pareja”.  (ríe Julio)

LM: Julio, tú amas a Málaga.

JF: “Fíjate. Mi vinculación con Málaga se basa con varias compañías de teatro con las que he trabajado. Mi primera película está hecha en Málaga. He realizado cursos de todo tipo en Málaga. Tengo mi pandilla de Málaga. Es mi segunda ciudad, en algunos años he pasado más tiempo aquí que en Sevilla. Lo fantástico que tiene esta tierra es que tiene unos actores, con un nivel impresionante. Juanma Lara, Salva Reina, Miguel Zurita, Virginia Nölting, Virginia Muñoz, Natalia Roig, a miles con un nivel altísimo. En muchas producciones en Sevilla y en Granada he tirado de ellos. Luego también hay un equipo técnico en Málaga muy preparado. Hacen mucha publicidad y juegan con la cámara y tienen una práctica enorme. Una experiencia brutal con muchas horas de rodajes con directores extranjeros.  Y así es un gustazo trabajar aquí. Vas con mucha seguridad. Yo hice mi película muy seguro. No hubo ni un problema con casi 80 personas de equipo. Así que aquí volveré siempre”.

Y en este extenso currículum, Julio Fraga, por hacer, ha hecho hasta videodanza. Trabajó con una compañía de Down, “Danza Móviles” donde realizó un espectáculo y un video “Cuando la luna blanca se pierda”. El trabajo se estrenó hace años y en este 2017 lo han recuperado desde la ESAD en Córdoba para proyectarlo y comentarlo. Hay que sumar en su haber, el videodanza de Ulises con la compañía Andaluza de Danza rodado en La Cartuja de Sevilla con música de Pepe Nieto que fue Premio a la Mejor Producción Audioviusual. Todo este bagaje profesional, sumado a su bagaje emocional conseguido de la observación, provoca que Julio dirija desde el alma. Desde el alma y hacia el alma de ahí que le encante trabajar con los actores. Abrir su mente y corazón para jugar con la voz, la mirada, los gestos sutiles que es lo que al final, dota de humanidad a un personaje. De esa humanidad, de la que se empapa Julio Fraga en la vida para contarla en cada historia que nos transmite. ¡Mucha suerte, Julio, desde Love Málaga!

Love Málaga

Comentarios

Deja un comentario

Instagram has returned invalid data.
Acepto
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.