Entradas

Cenas mágicas en la selva de BIOPARC Fuengirola

Llevo años visitando BIOPARC Fuengirola de manera personal, con mi familia, y también, profesional con mi trabajo, como periodista. Su recorrido siempre me fascina porque cruzar su entrada es como si te adentraras en un túnel de espacio y tiempo y aparecieras en otros lugares remotos del planeta. Y es que en el centro de una ciudad como es Fuengirola, en plena Costa del Sol, Málaga, a tan solo un paso, puedes viajar a Madagascar, África Ecuatorial, el Sudeste Asiático y las islas del Indo-Pacífico.

BIOPARC Fuengirola abandera un nuevo modelo de parque de animales basado en el respeto a la naturaleza y la preservación de sus especies. Se trata de un concepto diferente que ya se ha convertido en referente a nivel europeo. Aquí los animales conviven en una recreación de su hábitat natural. Olvidaos de la antigua imagen de un zoológico. En este parque existe el diseño arquitectónico denominado zoo-inmersión, que sumerge al visitante en el entorno del animal. Todo el recinto está pensado para envolver a quien pasea por él en una recreación de la naturaleza autóctona de las especies. Todo creado de la manera más fiel y cómoda para sus huéspedes con los ecosistemas exactos y su vegetación y elementos de agua fundamentales.

Así que aprovechando el envidiable clima que tenemos en la Costa del Sol y teniendo en cuenta el reducido tamaño de los terrenos disponibles, se eligió reproducir en BIOPARC Fuengirola los bosques tropicales. La vegetación subtropical que crece en la costa malagueña sirvió para recrear los bosques tropicales lluviosos de Madagascar, África Ecuatorial, el Sudeste Asiático y, más recientemente, las islas del Indo-Pacífico. Un equipo de arquitectos, constructores, escultores, pintores y jardineros se pusieron manos a la obra para llevar a la realidad este parque que abrió sus puertas en 2001.

A lo largo de los años, BIOPARC Fuengirola ha ido evolucionando y ofreciendo esta experiencia al público nacional y extranjero que visita Málaga. Y durante esta época de verano, además aporta nuevos alicientes. Como son las cenas, una propuesta para esta época estival tan atípica que estamos viviendo en 2020 pero que no por ello debe ser aburrida y vacía de nuevas sensaciones. Porque … ¿qué os parece cenar en plena selva en un edificio inspirado en la India colonial británica? En BIOPARC Fuengirola, se puede hacer.  A mí me ha encantado la idea.

CENAS EN LA SELVA AL AIRE LIBRE

Este rincón es precioso. Inaugurado en agosto de 2019, Bioparc Café es un lugar especial del parque donde el ladrillo y el hierro se mezclan con la madera y los mimbres en este edificio colonial.

El restaurante dispone de dos terrazas al aire libre dispuestas para que tanto parejas como familias, encuentren el ambiente perfecto para una noche de verano diferente en Málaga.

Las mesas están distribuidas para crear dos ambientes de forma que las personas que deseen disfrutar el menú de la Chef en un ambiente más íntimo encontrarán las condiciones ideales mientras que las personas que deseen degustar el menú en familia también tendrán su espacio.

El menú, llamado Cenas de la Chef, está compuesto por tres servicios más el aperitivo. Está elaborado por la chef Lara Roguez. Esta joven promesa de la nueva cocina asturiana, estudió hostelería en el Bridgend College, mientras trabajaba en algunos de los mejores restaurantes en Gales. Tras un año como jefa de cocina en el galardonado como mejor restaurante de comida extranjera de Gales, decide volver a España para trabajar con Nacho Manzano (2 estrellas Michelin). Recientemente, ha pasado a formar parte oficialmente de la Selección Española de Cocina Profesional como delegada de Asturias y una de las directoras de la selección femenina.

El menú que podéis degustar tiene referencias a la tierra y al mar y suponen una experiencia gastronómica para dejarte sorprender por originales sabores.

DESCRIPCIÓN DEL MENU

El menú de la chef Lara Roguez está compuesto por:

  • Aperitivo de la chef. Unas bolitas de foie con una mermelada de tomate deliciosa.

  • Primer plato: ensalada sunomono de sardina ahumada, una ensalada refrescante con ingredientes marinados y huevas de tobiko. Lleva pepino y es super ligera con sabores orientales.

 

  • Segundo plato: a elegir: Pulpo braseado con picadillo de jabalí con salsa de boniato o Tataki de presa ibérica con pesto de pistacho, fresa y seta shiitake. Yo elegí el pulpo y estaba riquísimo una pata super tierna que acompañado con el picadillo que tenía un aliño con un suave picante, hacía contraste con la salsa de boniato.

  • Postre: Torrija de horchata. El postre es pura fantasía, refrescante que completa el delicioso menú.

  • Copa de vino.

 

En estos platos, se nota el estilo de Lara Roguez que propone un toque atrevido fusionando ingredientes de la tierra con elementos de otras cocinas como la india o la oriental. Aportando además una presentación muy visual porque en esta experiencia gastronómica entran en juego todos los sentidos.

Ha sido una experiencia muy agradable. Quizás coger el avión y viajar este verano a otros países, no entra en nuestros planes. Pero con propuestas como la de BIOPARC Fuengirola puedes trasladarte a ellos con la imaginación y un poco de magia. La del entorno y la cocina. El plan para pasar toda una tarde y una noche en la selva es posible en Málaga. Si no probadlo vosotros mismos.  Gracias al equipo de BIOPARC Fuengirola por esta experiencia. Yo, ya la he vivido. Ahora te toca a ti.

Carmen Moreno

Visitando Bioparc Fuengirola

¡Hola a todos! ¿Qué tal la semana? Si ha sido estresante y queréis perderos un día en un lugar diferente, la entrada de hoy es la vuestra. Nos marchamos a la Costa del Sol.

Quiero hablaros sobre un sitio único para perderse durante varias horas y que aparentemente por su ubicación en pleno centro de la ciudad, no llegarías a pensar lo que alberga en el interior.

Se trata de Bioparc Fuengirola, un parque zoológico basado en el concepto de zoo-inmersión o naturaleza abierta, como lo denominan sus creadores. Significa que las instalaciones están diseñadas para que podamos ver a los animales en su hábitat, sin jaulas ni estructuras extrañas que nos entorpezcan la visión. Eso sí hay cristales que nos protegen.

Reservaos dos o tres horas para horas para visitarlo tranquilamente. Si lleváis cámara de fotos encontraréis imágenes preciosas.

BAOBAB

Al comenzar el recorrido, os encontraréis con el gran “árbol Baobab”, un gigantesco símbolo de más de 25 metros de altura. No es natural, está fabricado a imagen y semejanza de los reales y  a través de él, se accede a la isla de lémures, especie en peligro de extinción.  Aquí realizan una visita de unos 30 minutos para explicar cómo viven estos pequeños mamíferos. Podréis ver 4 especies diferentes. Y ojo, no los toquéis, está prohibido, porque según explican los guías les impregnarías tu olor y producirías un rechazo del individuo en el grupo y no podría sobrevivir.

LEMURES

LEMUR SOLO

Bioparc presenta una ruta por cuatro espacios diferentes o ecosistemas naturales: Madagascar con los lémures; el Sudeste Ssiático con los binturong, tapires malayos o el Templo de Angkor y los majestuosos tigres de Sumatra…; África Ecuatorial con hipopótamos pigmeos, gorilas, chimpancés  y los humedales con los impresionantes cocodrilos del Nilo, y muchos más; y el Indo Pacífico con tortugas gigantes de las Galápagos, pitón reticulada y el gran dragón de Komodo en las ruinas del templo Khosmal Watt, entre otros.

POTAMOQUERO ROJO

COCODRILOS

Este último hábitat, el Indo Pacífico es la novedad. El año pasado abrían esta ampliación del centro que ha aportado un nuevo escenario más para la historia particular de Bioparc.

DRAGÓN

También tienen una exhibición en el Claro de Selva, un escenario, de algunas aves y otros animales de los bosques tropicales. Se  puede conocer el estilo de vida de algunos mamíferos como armadillos, mapaches o nutrias y aves como el Calao o las Kookaburras de Australia.

 PACIFICO

En las fotografías, podréis ver el cuidado de los escenarios. Como os apuntaba, la recreación fiel de los lugares de origen es uno de los alicientes de este parque. Tan sólo, en algunos momentos, cuando alzáis la mirada y veis algún edificio colindante (es que estáis en mitad de la ciudad de Fuengirola), os deshacéis de vuestro viaje imaginario.

ZONA GORILAS

El centro tiene una Fundación con la que participan en la conservación de especies en peligro de extinción (trabaja en más de 40 programas de reproducción)  y en proyectos de preservación en los puntos calientes  de la biodiversidad. Realizan muchas campañas con escolares para que conozcan la importancia de proteger el medio ambiente y de respetar al planeta y todos sus seres.

GORILA

De hecho, hace menos de un mes la zona de Indo-Pacífico, daba la bienvenida a tiene tres nuevos habitantes tras el nacimiento de las primeras crías de Varano Esmeralda, los lagartos más pequeños del mundo, con un peso de sólo 200 gramos, que contrastan con los 80 kilos que puede alcanzar un dragón de Komodo. En Europa sólo se han criado este año en el Zoo de Londres y ahora en Bioparc Fuengirola.

FLAMENCOS

Ahí os dejo esta escapada. Si queréis vivirla, viajad a la Costa del Sol: Avda. Camilo José Cela, 6-8, Fuengirola.
 
¡Buena Semana!
                                                                                                                                                                                                       Love Málaga