Entradas

Mi experiencia probando productos de Oriflame

Que sí. Nos encanta sentirnos bien. Hacemos todo lo posible por darle cariño a nuestro cuerpo y que en la medida de lo posible, le damos muchos mimitos a nuestra belleza. Lo sé y por eso invertimos dinero y tiempo en productos de belleza.  Las mujeres españolas  destinamos cada mes 46 euros en productos y tratamientos de belleza, según se desprende del Estudio Fintonic “Belleza y Bienestar 2019”, en el que analizan el consumo de servicios relacionados con la cosmética y el cuidado físico cada año. Conclusión nos gusta cuidarnos. En relación con este tema, comencé hace unas semanas una nueva colaboración con una firma que lleva años volcada en este campo: Oriflame, en concreto más de 50.

Historia de un sueño: Oriflame

Todo surge, como parece que comienzan todas las historias inspiradoras: un sueño, pocos recursos y mucha confianza en una idea. Comenzó en 1967, en una oficina con dos salas en Estocolmo. Dos hermanos, Jonas y Robert af Jochnick, junto con su amigo Bengt Hellsten, se sentaron a hablar de sus sueños. Buscaban crear una empresa diferente que ofreciera un tipo de producto diferente. Les sobrevino la idea de ofrecer a la gente la oportunidad de beneficiarse de la venta de productos de belleza inspirados en la naturaleza de Suecia.  En la actualidad, Oriflame está presente en más de 60 países y cuenta con más de 3 millones de asesores independientes de belleza que comparten, promueven y venden productos de belleza y Wellness. Su filosofía: la combinación de la naturaleza y la ciencia como base para hacer las cosas, para ofrecer productos seguros, efectivos y en los que se puede confiar.

Os cuento esto porque siempre que colaboro con una firma, me gusta conocerla y saber quién hay detrás de ella y cuál es su manera de entender sus productos y su contribución. Soy así. Ya me conocéis.

Al probar dichos productos, os puedo asegurar que se nota esa búsqueda de la calidad. Os cuento cuáles han sido  hasta ahora:

  • Máscara de pestañas Length Up On Color. Alarga las pestañas y tiene vitaminas.
  • Mascarilla Intensiva Reparadora Acción Noche. Hidrata sin ser grasa.
  • Crema Universal Original. Cremoso sin tener sensación de pegajoso y con aroma super dulce.
  • Máscara Tremendous Fierce. Con un cepillo especialmente diseñado para aportar volumen, mis preferidos.
  • Maquillaje Everlasting SYNC THE ONE. Resistente a la humedad (se nota con la humedad que hay en Málaga), no transfiere y es SPF 30.
  • Esmaltes Gel Ultimate The One y el Brillo Protector. Efecto Gel con el que obtienes un brillo gel hasta 11 días.
  • Iluminador de The One. Líquido y con un brillo natural duradero.

 

Conclusiones

He estado probando estos productos de Oriflame varias semanas y tengo que admitir que me ha sorprendido su calidad. Y os lo digo con sinceridad. Primero, la mascarilla de noche ha sido un hallazgo. Estoy utilizándola dos o tres veces en semana. Tiene un aroma floral que me encanta. Al limpiar la piel bien y aplicármela, noto sensación de frescor. Y ese olor relaja mucho. Lo que he notado es que, al día siguiente tengo la piel como más luminosa y eso para mí es primordial porque con tanto estrés se resiente. La crema universal como bálsamo labial va genial. ¿Por qué? Porque no es pegajosa. A mí, que se me quede el pelo pegado o esa sensación de labio como con saliva ¡lo odio!

En cuanto a las máscaras de pestañas, yo soy de “a tope de volumen” y cuanto más mejor sin apelmazar. Llevé hace unos años extensiones de pestañas y creedme, cuando os digo que soy muy elitista con las máscaras. Por eso, la Tremendous Fierce me sorprendió porque es igual a la que suelo utilizar que levanta la base, curva y da volumen con un negro intenso. Eso es “amor”. Y más ahora con las mascarillas que sólo se nos ve los ojos. Así que este cepillo diseñado por Oriflame, es muy top y para mí, un hallazgo. Y os prometo que he regalado muchas máscaras porque al usarlas me he dado cuenta que no eran lo que prometían.

El maquillaje y el iluminador combinados van de lujo para el verano. Son bastantes fluidos y cubren de manera razonable. Y encima con protección solar.

Los esmaltes me han resultado muy prácticos: colores intensos, no machan (¿os ha ocurrido alguna vez de pasar la uña por un folio y pintar? ¡otra cosa que odio!) y secan muy rápido. Así que de 10.

Os puedo decir que mi piel, no es sensible. No he tenido nunca reacciones con productos. Pero he notado con Oriflame que mi piel nunca se ha quedado reseca, o con sensación ahogada. Al contrario, con todos ellos he sentido frescor. Ya os digo que la mascarilla intensiva de noche es maravillosa.

Este es el resumen de mi experiencia con esta colaboración. Ojalá continúe y os cuento mucho más. Porque avisarnos de productos buenos, siempre es bienvenido. Y para compartir me tenéis. No sólo entrevistas y proyectos. También experiencias.

Recibe un abrazo.

Carmen Moreno