jaime noguera

Vuelven el FICCAB y Jaime Noguera

15 años cumple esa niña bonita de los Festivales de la provincia dedicados al cine. El Festival Internacional de Cortometraje y Cine Alternativo de Benalmádena, FICCAB, vuelve tras cinco años, podríamos decir en barbecho, esperando madurar y encontrar esos brazos que la auparan a cumplir esos tres lustros, fecha que se dice pronto, pero cuesta conseguir a base de mucho esfuerzo.

Y hoy en Love Málaga hablamos, precisamente de esfuerzos porque si de algo sabe en la vida desde bien joven Jaime Noguera, su director, es de superar obstáculos y mirar a los retos frente a frente. Es decir, encarar como no puede ser de otra manera, con valentía y decisión, los giros inesperados que el guión de la vida nos presenta y nos toca interpretar.

El FICCAB llega en esta edición, cargada de trabajos muy interesantes. Vuelve los días 3, 4, 5, y 6 de noviembre en Benalmádena, Málaga.

En él veremos, por un lado, todo ese cine que no llega a las salas comerciales, ese cine diferente, alternativo, que se aleja de los estereotipos al uso. Por otro, estaremos cerca de nuevos realizadores que, a través del cortometraje, intentan abrirse un hueco en el mundo del séptimo arte.

Además, las secciones a concurso de cortos irán acompañadas de ciclos, y se premiará la labor de artistas reconocidos en el panorama nacional e internacional.

FICCAB

Love Málaga: Nos trasladamos en el tiempo y nos encontramos con un Jaime Noguera de veinte años que decide crear un Festival de Cine ¿soñabas con conseguir todo lo logrado?

Jaime Noguera: “No, la verdad es que era algo que hablábamos. Recuerdo que había acabado el instituto, estábamos ya en otras cosas y mi amigo José Ramón Martínez me dice que en Málaga van a montar un Festival de Cine: ¿por qué no hacemos nosotros algo? Y dije, vale ¿qué hacemos? Cortos. Y así surgió.

Recuerdo que el primer festival lo montamos con 50.000 pesetas que se nos fueron prácticamente en premios. Hicimos un cartel fotocopiado que pegamos en mil lugares; dimos los galardones; pusimos los trabajos en la Casa de la Cultura y llamó la atención. Porque la Semana de Cine de Autor había desaparecido en 1989 y prácticamente diez años después, en el 98 aparecía este proyecto que atrajo a muchas personas ya que el mundo del corto en Málaga es muy participativo. Y causó impresión en Benalmádena. Desde ahí tuvimos apoyo sobre todo de dos personas, dos concejales del Ayuntamiento, que apostaron por él mucho. Y hubo épocas de apogeo en el que teníamos presupuesto que superaban 120.000 euros y fue el momento en el que nos trajimos a Ken Loach, Angelopoulos… teníamos dos salas de Cine en la plaza Solymar y la Casa de la Cultura. Era un proyecto muy potente”.

LM: Precisamente, ¿Cómo se consigue llegar a desarrollar un Festival de esa categoría? Teniendo en cuenta que partíais desde cero.

JN: “Yo creo que estábamos muy locos. Pero al mismo tiempo fuimos muy conscientes de la responsabilidad que suponía organizar un Festival y trabajar con dinero público. Teníamos que hacer todo perfecto y por eso nos rodeamos de profesionales del sector.  Con Ramón Reina, Enrique Lesa, Isa Sánchez que ahora está haciendo guiones para programas de Televisión y Cine, Enrique García que ya ha hecho su primer largometraje. Con mucha gente que nos echó un cable en todos estos años y entre todos levantamos la iniciativa”.

LM: Y contando con una programación muy diferente ¿no?

JN: “Sobre todo una programación rigurosa. Es decir, nada de centrarnos en gustos personales. El FICCAB viajaba a Cannes y veía películas allí. Un programa de Canal Sur nos llegó a llamar el pequeño Cannes. Fue muy fuerte. El Festival de Salerno en Italia nos dio una medalla. Cosas que apoyaban nuestro esfuerzo. Siendo además muy jóvenes, chavales de veintitantos años. Podíamos haber ido a lo comercial pero no hemos querido nunca eso. A mí me han preguntado por qué un Ciclo de Cine Polaco. Y es que se trata de educar, de que haya un aspecto pedagógico, que el espectador aprenda a ver Cine. Recuerdo una anécdota que a mí me ha servido siempre como ejemplo. Una edición programamos un Ciclo de Cine Holandés. Evidentemente, no acudió en masa el público a ver el Cine Holandés. Pero una señora, me vino a mí en el pasillo de la Casa de la Cultura y me dijo, Jaime he visto la película El vestido, qué maravilla, me ha llegado. Yo no sabía que el Cine Holandés hacía películas tan bonitas. Y yo me quedé con ese mensaje, meses. De eso es de lo que se trata. No tiene nada que ver con Harry Potter que llena siete salas. No es eso. Es traer cosas distintas aquí.”

jaime noguera

LM: Además apostando por traer a Málaga, a Benalmádena, personalidades con mucho peso en el mundo del Cine.

JN: “Es que una cosa lleva a la otra. Cuando haces una programación rigurosa  y les propones venir aceptan. Y si a eso le sumas el precedente que teníamos de la Semana de Cine Independiente, cuando le escribías por ejemplo a Theo Angelopoulos: hola, le queremos invitar al Festival de Cine de Benalmádena donde en el año 70 y pico, su película O Megalexandros ganó el premio. Me dijo, sí recuerdo las sardinas que estaban buenísimas. Y aceptó. Problema, vino en una temporada que no era de sardinas (risas), boquerones los que quisiera.

Otro, Miguel Littín que ganó en Benalmádena un premio por un documental sobre el golpe de Estado, que grabó con cámara oculta y no pudo recoger el trofeo porque, precisamente estaba de manera clandestina por las consecuencias que vivió. Él había sido Ministro de Cultura de Allende. Y le invitamos nosotros para darle un homenaje y que lo recogiera después de muchos años. Localizamos la estatuilla en el Archivo Municipal, que estaba allí. Y vino sobre el año 2000 y tuvimos a este hombre aquí, una personalidad de la que Gabriel García Márquez llegó a escribir una novela. Es que son muchas anécdotas y muchas personas. Aspectos así, es lo que nos hace seguir adelante”.

LM: El FICCAB tuvo que paralizarse ¿no?

JN: “Sí, el Festival desaparece después de 14 años. El programa estaba cerrado. Pero hubo una moción de censura, un cambio político y como dice la canción: llego el comandante y mandó a parar. Fue frustrante. Además coincidió con un momento vital complicado y lo dejé ir. Y la idea se remonta, con un nuevo cambio político en el Gobierno Municipal que apoyó de nuevo el proyecto. Algunos partidos incluso lo llevaban en su programa electoral, recuperarlo. Pero anímicamente, no teníamos fuerzas. Hasta que tras varias reuniones, hemos decidido lanzarnos a la piscina y que dure lo que dure. Y a mí lo que me hace ilusión es cumplir los 15 años”.

LM: Y llega esta edición número 15 con muchas secciones, con Cuerda, padrino del relanzamiento.

JN: “Es muy bueno. Yo creo que él ni lo sabe (risas) cuando llegue se lo diremos: ¡eres el padrino! Más alternativo que es él… Encuadra muy bien en el Festival y con proyección internacional”.

En plano personal

LM: Naces en Suecia…

JN: “Yo nací allí, mi padre era emigrante, trabajaba en la VOLVO en la fábrica de camiones y conoció a mi madre. Y vienen para Málaga, después de estar en Canarias. Y he estudiado en Marbella, Málaga, vivido en Torremolinos, Fuengirola… Siempre me he hecho amigos de los extranjeros… Siempre he sido muy curioso y querido conocer a otras personas y culturas. He acabado casado con una estonia”.

LM: Siempre curioso y siempre creando. Por otro lado, con tus publicaciones y libros. España: Guerra Zombi, con muy buena acogida.

JN: “Sí, ahora sólo está en versión digital, se vendió toda la publicación impresa. Me queda sólo el ejemplar mío, el propio. Y estoy intentando escribir la segunda parte, pero no tengo tiempo. Necesitaría irme con una beca a un pueblo y encerrarme a escribir ocho horas. Es que entre el trabajo y la organización del Festival no paro. Y mientras mi vida sigue cogiendo un tinte surrealista”.

jaime noguera

LM: También documentales…

JN: “Sí. Yo creo que el estar al borde de la muerte, te hace pensar que tienes que probar de todo y tocar todos los palos. También he actuado en películas, he presentado…”

LM: ¿Cómo va la carrera de actor?

JN: “Parada. No sé. Considero que hay que luchar mucho la carrera de actor. Por ejemplo, cuando aparecí en Torrente 2, algunos amigos me decían que lo intentara, que me marchara a Madrid. No lo hice. No tuve valor en ese momento. Pero no le digo no a nada. Si me llega un proyecto que me guste y cuentan conmigo, voy. De hecho, estoy empezando a moverlo un poco y retomándolo, incluso pensando en ir a Madrid”.

LM: Por cierto, ¿cómo llegas hasta Santiago Segura?

JN: “Pues fue a través del Malaguita. Yo soy muy fan de Santiago y conocía al Malaguita y hablando con él y me cuenta que Santiago viene al Festival de Cine de Málaga. ¿Le hacemos una performance y te vienes luego a cenar con él? Y yo le digo que sí.  Y me compré la entrada más barata en el gallinero del Cervantes; me hice una camiseta con el torso de Segura de perfil y que ponía Santiago for President. Me cogí un rollo de papel y me hice una pancarta que iba escondida en la chaqueta. Y en el momento en que salía Santiago, entraba en escena yo. Y cené esa noche con ellos. Durante la cena me dice: sabes, tú vas a salir en mi siguiente película, vas a hacer de subnormal. Y me fichó. Pasaron dos años sin saber nada. Pero un día me llamó y me cuenta: amiguete, sabes quién soy. Mándame una foto en plan Forrest Gump. Y tuve el papel con tres escenas magníficas.

LM: ¿Qué proyectos tienes ahora en mente después del Festival?

JN: “Es muy complicado. Porque durante meses llevo absorbido por esta edición y no me he planteado nada. Lo único es preparar con más tiempo, el siguiente Festival, con más calma, desde principios de año. Luego no descarto montar otro evento en algún  municipio de la provincia. Pero eso está aún por ver y encontrar un compromiso. Y también centrarme en el tema de la escritura; sacar la segunda novela y si puedo una tercera. Y muchas más cosas. Sólo digo que tengo una idea que dará mucho de qué hablar en Málaga. Llamará mucho la atención en la Historia de Málaga”.

En esta edición del FICCAB, que comienza el día 3 de noviembre, se realizará además del Homenaje a José Luis Cuerda, otro al Club más madera. El 26 de noviembre de 1991 nacía en Benalmádena esta asociación, un reducto de cultura y libertad con el propósito de ofrecer al público el mejor cine. El festival reconocerá también la labor del productor y documentalista Eduardo Trías, director del Festival Iberoamericano de Huelva y pionero e impulsor del sector audiovisual en Andalucía con iniciativas como la Andalucía Film Commission. El FICCAB contará en su sección a concurso con diecisiete cortometrajes seleccionados entre los 278 recibidos de todo el mundo. Un ciclo de Cine Austríaco, Cortometrajes Ucracianos y Cortos Latinoamericanos completan el programa que podéis ver con más detalle en http://ficcab.org/#programacion.

Decía el recientemente fallecido, Darío Fo, que “necesitamos urgentemente muchos locos”, en referencia al Rey danés Cristián VII, personaje escogido para su última novela, que se anticipó en su locura a la Revolución Francesa. Locura que a veces aparece en ciertas personas y que se convierte en el impulso de sueños que se materializan en grandes proyectos para compartir con el público. Jaime la tiene y que no le falte nunca.

Desde Love Málaga, te deseamos mucha suerte.

Imágenes cedidas por Jaime Noguera

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario